40 segura

Juan Segura, Juan Segura. Cuenta Cuarenta. Mos de Cóc, C / Blanquerna 11, Palma. 4 de agosto – 11 de septiembre de 2016.

El artista mallorquín Juan Segura (Palma, 1956), uno de los principales representantes del movimiento artístico de la isla de los años 80 y 90, inaugura una exposición para conmemorar los 40 años de una profesión que comenzó en 1976, cuando expuso individualmente por primera vez en el Cafè Es Pou Bo, lugar de encuentro de los artistas e intelectuales de la época. La muestra, que se compone de una selección de dibujos y pinturas, algunas inéditas, hace un recorrido por algunas de las piezas más significativas de Segura. Elefantes, cocodrilos, monstruos y personajes a medio camino entre lo grotesco y lo bestial pueblan un mundo de exotismo, de fantasía infinita, de color imperecedero y de primitivismo exacerbado, que se traduce en la producción de este pintor. Dibujante excepcional, pocos dibujos expresan la fuerza salvaje desde la sinceridad y desnudez del grafito como lo hacen los suyos. La muestra cuenta con la presencia de obras de dos artistas invitados: Bert (Albert Roca) y Enzo El Acqua, grandes amigos del pintor.
Ana Ferrero-Horrach.

Hoy lunes tenemos la resaca de un fin de semana bastante ajetreado en lo que a inauguraciones artísticas se refiere. El viernes, y con el calor de las hogueras de Sant Antoni de fondo, se inauguraron en el Casal Solleric las tres primeras apuestas expositivas del año de esta institución: José Aranda, Renate Graf y Francesc Ruiz. Más allá de la belleza del diario de viaje plasmado en las fotografías de Renate Graf, y la instalación de Francesc Ruiz en el espacio “Box 27”, – quizá algo ligero de contenido, y a medio camino dudoso entre la crítica y la glorificación del consumo- destaca la exposición de José Aranda “Not dark yet”. El autor recrea su propia experiencia en la primavera árabe de Egipto con buenas pinturas, buena técnica, y buen documento gráfico. Sin embargo, fue la inauguración del sábado en la Lonja el acontecimiento artístico del fin de semana. Christian Boltanski llenó de luces y sombras (más sombras que luces) la Lonja en un site specific envolvente y casi aterrador. Tomando prestada la iconografía de demonios y seres monstruosos de los tímpanos góticos, Boltanski se adueña de la Lonja regalándonos una experiencia estética y sensorial única, absolutamente imprescindible y recomendable antes de que se haga de nuevo la luz en este emblemático edificio mallorquín en menos de un mes.

Ana Ferrero Horrach – Ciceró dArt

Boltanski