Exposición temporal en el Museo del Calzado de Inca, hasta julio del 2018.

“Sería el año 1975 cuando, paseando por Barcelona, ​​entré en una tienda de “Todo a 100” de cosas curiosas y vi una estantería llena de zapatos en miniatura. Los compré todos, a 100 pesetas cada uno, y los coloqué para adornar el despacho que tenía como representante de calzado. Después de esto, tuve la idea de continuar”. Así, Toni Pons, junto a su mujer Inés Català, empezó una profusa colección de zapatos singulares de todas las medidas, colores, formas, precios y procedencias.

El calzado es pues el protagonista indiscutible de una colección que se muestra en todas las formas imaginables en la exposición “EsKITSCHos de la Colección Pons-Català de zapatos en miniatura (o no)” que acoge el Museo del Calzado de Inca hasta julio de 2018.  Algunos de los más de 300 objetos expuestos no tienen más finalidad que la de ser contemplados. Otros, sin embargo, son objetos pensados ​​para ser usados ​​cotidianamente. Tan sólo hay que esmerarse un poco para darse cuenta de que estos objetos aparentemente inservibles son en realidad macetas para plantas, llaveros, mecheros, ceniceros, pasadores de pelo, huchas, joyeros, botellas y botelleros, despertadores, relojes, tazas, teteras, jarras, portaplumas, pinzas, estuches, carteras, etc. Es curioso constatar como formalmente en muchos de estos objetos se repiten motivos con perros, gatos, ratones, flores, pelotas de fútbol, ​​etc. Hay también zapatos de princesa del cuento de la Cenicienta, zapatos con imágenes religiosas, extravagantes zapatos de tacón en miniatura, alpargatas, botas, fantásticas reproducciones de zapatos de todo el mundo y souvenirs de Lluc, Galicia, Madrid, Portugal u Holanda que indiferentemente toman forma de zuecos como si fueran característicos de cada uno de estos lugares. Dentro de la colección se aprecia también una singular obsesión por los zapatos agujereados y por supuesto, una legión de mini-zapateros dispuestos a arreglarlos.

Una parte importante de esta peculiar colección está vinculada a la estética Kitsch en cuanto a la extravagancia, el eclecticismo, el predominio del color, los elementos llamativos y la acumulación de objetos formalmente diferentes. Dentro del campo de la teoría, el Kitsch ya fue estudiado por autores tan importantes de los años 30 como Broch, Benjamin, Adorno o Greenberg, que usaron el término para contraponerlo al de Vanguardia.

El Kitsch ha dominado una parte esencial de la estética popular del siglo XX. Y es que seguro que todos, en el fondo, tenemos también algo de Kitsch; puede ser algún rincón de casa lleno de figuritas de porcelana, un gato de la fortuna chino, o una vitrina con souvenirs acumulados. Lo maravilloso, sin embargo, de la colección Pons-Català, es que es el resultado de más de 40 años de la dedicación de un matrimonio de Lloseta que ha sabido combinar su pasión por el coleccionismo con su gran amor por el calzado.

#YoTambiénSoyKitsch #MuseoDelCalçzadoInca

Museu del Calçat i de la Pell d’Inca, hasta julio del 2018. Regidora: Antonia M. Sabater. Directora y comisaria: Aina Ferrero-Horrach. Diseño museográfico: Bernat Mateu, Cristina Sancho, Carlos Pozas, Carolina Crespo. Correctores lingüísticos: Jaume Tortella (catalán) y Juan José Segura-Sampedro (inglés).

Prensa:

https://www.eldiario.es/cultura/muestra-zapatos-Inca-espolear-sentidos_0_760475029.html

http://www.inmediatika.es/noche-de-inauguracion-en-el-museu-del-calcat-i-de-la-pell-de-inca/

http://agencias.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=2791389

https://fibwiradio.com/el-museo-del-calzado-de-inca-presenta-la-coleccion-eskitschos/

https://www.primiciaweb.es/inca-acoge-una-coleccion-zapatos-miniatura/

El 25 de febrero comenzó ARCO 2015, la feria internacional de arte contemporáneo más conocida de España. Este año la presencia de las galerías mallorquinas ha sido importante no sólo en cantidad, sino también en relevancia ya que la galería de Palma L21 fue galardonada con el Premio Ron Barceló Imperial / ARCOmadrid como la mejor exposición de 2014, con el proyecto The Apartment [Piloto ].

El premio, dotado con 15.000 euros supone un reconocimiento a un proyecto innovador y en cierto modo arriesgado, ya que como nos comenta Maria Garcia-Ruiz Nicolás, asistente de dirección de la galería, se apostó por la creación de un espacio habitable dentro la galería; un espacio que trasciende el frío cuadrado blanco que en algunas ocasiones supone una barrera para el público menos iniciado. Con The Apartment pretendían por tanto redimensionar el concepto de galería ofreciendo la recreación de lo que podría ser el apartamento de un coleccionista de arte; un espacio donde las obras conviven en el día a día de los acontecimientos.

Las obras que integran este proyecto son representativas de nueve artistas que trabajan habitualmente con la galería: Alejandro Leonhart, Álvaro Gil, Antonio González, Bel Fullana, Cristina Garrido, Ian Waelder, Pep Vidal, Pol González Novell y Rafa Forteza. El éxito de la galería L21 no es sólo un reconocimiento de la crítica, sino también de público, ya que desde el primer día de feria ha habido obras vendidas, los precios de las cuales van desde los 700 euros hasta los 18.000 euros.

Trabajar para acercar el público al arte contemporáneo no es un trabajo fácil ni siempre agradecida, pero si el proyecto es de calidad y se trabaja con constancia, puede acabar recompensando en muchos sentidos; L21 es un buen ejemplo.

Ana Ferrero Horrach – Ciceró dArt

Artículo publicado originalmente en la revista Bonart digital:

http://www.bonart.cat/actual/la-galeria-mallorquina-l21-premiada-a-arcomadrid-com-la-millor-exposicio/

l21